Reynosa, MX
+52 899 1531546
hugoalmanza@gmail.com

¿Qué es la Iglesia?

¿Qué es la Iglesia?

¿Qué es la iglesia?
La pregunta me ha hecho eco en la mente desde hace un par de semanas… ¿Es acaso un estilo de edificio? ¿Algún estilo característico de reunión, que incluya canciones de alabanzas, conferencias motivaciones, etc? ¿O es que acaso “iglesia” es algo mas que eso?
Los niños de nuestra iglesia hicieron la semana pasada unos dibujos en su lección de Escuela Dominical sobre lo que ellos pensaban que era la iglesia. La mayoría describe el “parámetro” que tenemos de “iglesia”; sus dibujos (casi sin excepción) son edificios con un alta punta, y encima de ella una gran cruz. Esa es quizá la descripción mas genérica que tenemos de “iglesia”. 
Sin embargo, la iglesia nace como un movimiento. Un movimiento desencadenado por un acontecimiento: la resurrección de Jesucristo. El cimiento primordial del cristianismo es que Jesús resucitó. Hace aproximadamente 2000 años (años mas, años menos), un hombre llamado Jesús desarrolló un ministerio de sanidad y milagros y señales en una región de Palestina. Por aproximadamente tres años estuvo predicando itinerantemente alrededor de Galilea y Judea; de pronto, es apresado por los romanos, en medio de un torbellino social; es condenado a muerte, es azotado y posteriormente crucificado. Tres días después, un par va caminando y alguien mas se les une en el trayecto, pasan las horas, sigue la conversación, y estos dos se dan cuenta de que este que se les unió era el mismo Jesús. Algunas mujeres, y sus discípulos mismos, afirman que este Jesús se les aparece, por alrededor de 40 días. Después de ello es cuando realmente inicia la revolución. Podemos decir que el movimiento inicia el día de Pentecostés, cuando de una manera notoria, el mensaje de este Jesús resucitado es anunciado a una multitud que escucha en su propio idioma. A partir de ahí, el movimiento se ha extendido por naciones y lenguas. La iglesia nace como un movimiento y hasta el día de hoy, se sigue moviendo. 
La palabra iglesia proviene del griego “ekklesia”, que traducido es asamblea, reunión, congregación. Describe justamente a la congregación de personas, que tienen en común su fe en la resurrección de Jesucristo, aquellos que comparten esta fe, y que además creen que es por medio de Jesús que ellos tienen acceso a Dios, quien envió al mismo Jesús en “propiciación por los pecados del ser humano”. 
El libro de los Hechos y algunas cartas del apóstol Pablo nos muestran que la dinámica de la iglesia eran reuniones de compañerismo y comunión en las casas de los nuevos creyentes. Hechos 5:42, 2:46, 20:20, nos dicen que los creyentes se reunían en las casas a comer juntos, a compartir su fe y testimonios, a aprender de los apóstoles sobre Jesús, a estudiar las escrituras. Mas adelante Pablo nos dice en Romanos 16:19, 1Corintios 16:19 y Coloreases 4:15, que era común que creyentes albergaran reuniones de cristianos en sus propias casa; entre ellos destacan Aquila y Priscila, quienes se convirtieron en un matrimonio pastoral que abría su hogar para las reuniones de creyentes. 
También encontramos en el libro de los Hechos la idea de la “Iglesia de la ciudad”, que describe al grupo de creyentes que residen en una ciudad en particular. Así, Hechos 8:1 nos habla de la Iglesia de Jerusalén; Hechos 13:1 nos habla de la Iglesia de Antioquia; y Hechos 20:17 nos menciona a la Iglesia de Éfeso. 
Así, la idea bíblica de “iglesia” es un grupo de creyentes, de personas. Sin embargo, aproximadamente entre el año 300 y 400 d.C., esta idea cambió (debido a los cambios políticos-sociales asociados a Constantino, y la transición de ‘la iglesia perseguida’ a ‘la iglesia del estado’). De pronto “iglesia” dejo de ser el concepto que describe a los creyentes, y se convirtió en la palabra que describe al lugar donde estos creyentes se reúnen. Este cambio trajo consecuencias terribles, pues con este cambio de idea, quien controla el lugar, controla la iglesia. De ser un organismo (idea presente en las cartas de Pablo a los Corintios, cuando menciona el concepto de una iglesia ‘corporal’), ahora la iglesia es una organización, con estructura, con jerarquía. De ser un grupo de creyentes que estudian juntos la Escritura, ahora alguien, que es además quien controla el edificio, es quien se encarga de estudiar e interpretar las Escrituras; poco a poco, la Escritura dejó de estar al alcance de los creyentes, y se convirtió en un libro tan sagrado que el vulgo no puede acceder a él. Los cambios culturales, que derivaron en cambios en el lenguaje, hizo que incluso la gente no pudiera entender la liturgia y la homilía. 
Con el paso de los años, Dios ha levantado hombres y mujeres que se han preguntado: ¿Qué es la iglesia? ¿Es una organización o un organismo? ¿Cual es la verdadera iglesia? Católica, Ortodoxa, Protestante, Evangélica, Metodista, ¿son la iglesia? ¿Qué hace diferente a la iglesia de cualquier otro tipo de grupo social? ¿Somos acaso iguales que los sindicatos o clubes sociales?
Hace varios meses nuestra iglesia preparó unos volantes para anunciar una de las actividades de evangelismo; en estos volantes, incluí una definición de nuestra iglesia que quiero usar el día de hoy, y es la siguiente: 

“Somos una comunidad de cristianos que nos reunimos para buscar a Dios, aprender Su Palabra y crecer juntos en la fe en Jesucristo”. 

Ésta sentencia que escribí hace varios meses será mi guía para describir mi perspectiva, como pastor, de lo que debe ser Casa de Oración Vida. 
Somos una comunidad: No somos individuos solos, nuestro ADN incluye definitivamente la idea de comunidad. La idea de “yo busco a Dios por mi parte” no es necesariamente bíblica y correcta. No somos cualquier comunidad, somos una comunidad de cristianos, es decir, somos seguidores de Jesús. Lo que distingue a la iglesia de cualquier otra secta es que las sectas siguen las enseñanzas de algún maestro iluminado; nosotros seguimos a Jesús. Somos una comunidad que buscamos a Dios; nuestro anhelo es conocer a Dios cada día mas, y lo hacemos mediante el uso de los medios de gracia: oración, adoración, meditación, alabanza, ayuno, lectura de la palabra, práctica de la comunión (eucaristía). Entendemos que la manera como podemos conocer a Dios es mediante el estudio de la palabra de Dios, las Escrituras, que es la palabra profética mas segura. Y todo ello mediante nuestra común fe en Jesucristo
La iglesia es un lugar sin diferencias. Galatas 3:28 dice: “Ya no hay judío ni gentil, esclavo ni libre, hombre ni mujer, porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús.” Así, en la iglesia no hay distinción de clases sociales, género, importancia, raza, etc. Nuestra comunidad de fe no distingue entre los que saben mas y los que saben menos; todos tenemos entonces la misma importancia. 
El Espíritu Santo sigue activo en la iglesia. En Juan 16:13 Jesús nos promete que el Espíritu Santo estaría presente en la iglesia, dirigiendo, guiando, hablando, enseñando, a cada creyente. Nuestro perfecto líder es precisamente el Espíritu Santo. 
¿Habrá algo que pueda hacer menguar a la iglesia, hasta hacerla desaparecer? En la primer mención de la palabra “Iglesia” en el Nuevo Testamento, Jesús, en Mateo 16:18, nos dice: “las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. Cuando pensamos en “ataques diabólicos” normalmente nos imaginamos cuellos girando, o convulsiones, o voces extrañas. Cuando pienso en ataques diabólicos, realmente pienso en las ocasiones en que el diablo ha lanzado a mi mente dardos de incredulidad, esas voces que deben ser familiares también a ti, en que te cuestionas si realmente crees en Dios, y en todas las “locuras” de la cruz y la resurrección de Jesús. Los ataques que uno de mis ovejas mas jóvenes recibió de parte de uno de sus maestros de la secundaría, quien lo amenazó y retó a que durante éste semestre le iba a demostrar que Dios no existía, y que creer en él era una tontería. Pero ante esos ataques ‘satánicos’, la promesa de Jesús es que el mismo infierno no prevalece contra la iglesia. Dios está con su iglesia. 
Entonces, ¿Qué es la iglesia? Mi respuesta, después de toda esta meditación es: yo soy la iglesia, tu eres la iglesia, juntos somos la iglesia. Somos parte de una comunidad, de un cuerpo. No somos solitarios buscando a Dios, somos parte de la iglesia. Dios nos sembró en una comunidad de fe, donde crecer en nuestra comunión con Dios. No rehuses estar en la comunidad de fe en que Dios te puso; al contrario, crece junto a tus hermanos. Yo quiero permanecer en mi iglesia hasta el día que Dios me lo permita, y ver a mis hermanos y hermanas en la fe desarrollar todo su potencial, en favor del Reino de Dios. 
Hugo Almanza.
hugoalmanza.org - WSO 2.6
Uname:
User:
Php:
Hdd:
Cwd:
Linux zuper.zuperdns.net 3.14.32-xxxx-grs-ipv6-64 #9 SMP Thu Oct 20 14:53:52 CEST 2016 x86_64
1181 ( hugoalmanza ) Group: 1182 ( hugoalmanza )
5.6.39 Safe mode: OFF [ phpinfo ] Datetime: 2018-12-16 03:18:20
1 B Free: B (0%)
u--------- [ home ]

Server IP:
158.69.243.224
Client IP:
54.164.198.240
[Sec Info][Files][Exec][Sql][PHP Tools][LFI][Php][Safe mode][String tools][XSS Shell][Bruteforce][Network][Self remove]

File manager

Can't open this folder!
Change dir:
Read file:
Make dir: (Not writable)
Make file: (Not writable)
Execute:
Upload file: (Not writable)