Reynosa, MX
+52 899 1531546
hugoalmanza@gmail.com

El trabajo celular

El trabajo celular

El día de ayer un grupo de hermanos de la congregación asistimos al congreso “Visión Celular 2018”. Nuestra iglesia ha adoptado la estrategia celular como el camino para edificar nuestras vidas y también de alcanzar a otras personas para Cristo. ¿Por qué células? Mientras que en nuestra celebración estamos frente a Dios, hombro a hombro, es en las reuniones de célula y grupo pequeño que podemos vernos frente a frente, ser fortalecidos por nuestros hermanos cuando pasamos por luchas o aflicciones, sentirnos reconfortados y animados al enfrentar retos de vida, etc. Ambos, la celebración y el grupo pequeño son importantes para el buen desarrollo del cristiano.

¿Quién puede ser un líder de célula? ¡Tu! No importa tu estado civil, edad, sexo o personalidad. Algunas personas piensan que para poder dirigir un grupo pequeño se necesita ser una persona extrovertida. Dios usa cualquier personalidad y estilo, siempre y cuando estén sometidos al Señorío de Jesucristo.

Lo que si es indispensable es que sea una persona de oración. La oración que satura los grupos pequeños eventualmente formará un ambiente de bendición para cada personas que se vaya incluyendo en nuestras reuniones. Las células son el lugar donde la iglesia llega a las personas en necesidad, ministra a los quebrantados, alcanza a los perdidos. Los lideres efectivos hacen de la oración su prioridad.

Además, un líder de célula debe ser una persona llena del Espíritu Santo. El líder es el instrumento de transformación a través del cual un rio brota e invade a los miembros de la célula. ¡Que importante es ser constantemente lleno del Espíritu Santo! En el momento en que dejamos de llenarnos, comenzamos a vaciarnos.

¡Participa! Abre una célula en tu casa, busca a Dios en un grupo pequeño.

Hugo A.