Reynosa, MX
+52 899 1531546
hugoalmanza@gmail.com

Resurrección

Resurrección

En estas fechas la Iglesia Cristiana en todo el mundo reflexiona sobre la obra de Cristo: su sacrificio, muerte y resurrección. El domingo pasado, justo compartía en mi iglesia sobre ese tema, y se quedaron en mi mente dos ideas sobre la resurrección que éste año Dios afirmó en mi vida, que quiero compartirte hoy:

La primera idea: he escuchado a muchas personas decir que no se puede vencer el pecado. Mucha gente tiene vidas cristianas llenas de frustración pues afirman que es imposible que alguien pueda ser santo y logre finalmente tener victoria sobre las tentaciones y pecados recurrentes; tantos de nosotros si somos honestos, vez tras vez nos miramos derrotados ante la ira, la impaciencia, quebrantos pasados, lujuria, mentiras, chismes… Como si no pudiéramos salir de un círculo vicioso que nos mantiene atados, inmóviles… Pero durante la pascua de 2015, al preparar mi mensaje para Domingo de Resurrección, mis ojos quedaron fijos en el pasaje de Romanos 8:9, 11-13, y lo agrego a continuación:

Pero ustedes no están dominados por su naturaleza pecaminosa. Son controlados por el Espíritu si el Espíritu de Dios vive en ustedes. El Espíritu de Dios, quien levantó a Jesús de los muertos, vive en ustedes; y así como Dios levantó a Cristo Jesús de los muertos, él dará vida a sus cuerpos mortales mediante el mismo Espíritu, quien vive en ustedes. Por lo tanto, amados hermanos, no están obligados a hacer lo que su naturaleza pecaminosa los incita a hacer; pues, si viven obedeciéndola, morirán; pero si mediante el poder del Espíritu hacen morir las acciones de la naturaleza pecaminosa, vivirán.
(Rom 8.9-13NTV)

Que maravilla las palabras de Pablo a la iglesia de Roma. Pablo nos recuerda la esperanza de aquellos que seguimos los pasos de Jesús: Si el Espíritu Santo vive en nosotros, el mismo poder que actuó en Cristo para levantarle de la muerte, actúa en nosotros para no “dejarnos incitar” por el pecado, sino vencerle. Muchas veces me dije: “yo no puedo vencer”; y me sumergí en un pozo de desesperación y auto-lastima, martirizándome por mis errores; pero la escritura hoy me llena de esperanza: Puedo vencer, pues el mismo poder que resucitó a Cristo, vive en mí.

La segunda idea: Muchas veces he escuchado personas descorazonadas por las circunstancias de la vida adversa. A menudo las cosas no se dan como nosotros esperábamos; cuantos hijos alejados, cuantos proyectos inconclusos, cuantas familias desintegradas… Áreas que están muriendo o que ya murieron en nuestras vidas, y de las cuales hemos perdido toda esperanza de vida. Pero en éste día de resurrección, Jesús nos recuerda que Él es la Resurrección y la vida.

Cuando ya no hay mas esperanza, cuando no hay mas salidas, Jesús es la respuesta para nosotros. Por mas avances médicos que tengamos hoy en día, por mas tecnología, por mas aparatos y técnicas especializadas de los profesionales galenos, si hay un cuerpo herido y maltratado, si hay un miembro lacerado, si hay un corazón débil e infartado, no se puede “devolver” la vida. Si las salas de emergencia pudieran hablar y contarnos las miles de historias de gente que llegó y que ya no salieron; nada en nuestras capacidades humanas puede hacer vivir lo que está a punto de morir; nada, excepto Dios mismo.

Muchos de nosotros hemos experimentado la muerte: la muerte de nuestros proyectos, de nuestras esperanzas; y vivimos desesperanzados pues no vemos ninguna posibilidad de restauración… Y es en ese momento que resulta clave el recordar que Jesús es la Resurrección. El puede hacer vivir lo que tu creías muerto, puede hacer volver a aquellos que se alejaron, puede hacer lo que para ti es imposible. Te animo a que corras a los pies de Jesús, clamando por que el Espíritu Santo te fortalezca, y que ese poder que levantó a Jesús de la muerte, actúe en ti para vencer toda tentación y pecado; te animo a acercarte con confianza al trono del Señor, y a clamar para que lo que tu creías muerto pueda vivir otra vez… Recibamos juntos el poder de la Resurrección.

Pastor Hugo.


Para Compartir: Puedes ver la presentación utilizada el domingo al predicar el sermón: Resurrección, en la Iglesia La Promesa.

 

Comments: 1

  1. jecantonella says:

    ¡Todo lo puedo en Cristo que me fortalece! Me encantó leer tu entrada y opino lo mismo, muchas personas conocen de Dios pero viven sin reconocer su presencia en cada segundo de nuestras vidas. Dios es la roca, y en él siempre podremos estar seguros. Bendiciones.

Add your comment