Reynosa, MX
+52 899 1531546
hugoalmanza@gmail.com

¿Por qué es tan difícil ayunar?

¿Por qué es tan difícil ayunar?

Esta semana he estado reflexionando en esta pregunta. ¿Por qué es tan difícil? ¿Por qué no podemos simplemente cambiarnos un chip y funcionar con normalidad? Parece broma que justo estos días las pizzas se ponen en oferta; la vecina nos trae tamales de puerco, algún familiar llega de visita, o tienes que viajar, entre otras cosas. Cuan difícil es vivir vidas consagradas. Para Daniel y sus amigos (estando en la corte del rey Nabucodonosor) lo mas fácil hubiera sido dejarse llevar por la corriente. Después de todo Dios mismo los había llevado a Babilonia.

Pero no se dejaron llevar. Al contrario, resistieron a manjares deliciosos con tal de guardar sus vidas en consagración a Dios. Pero, ¿qué tiene que ver la comida con la consagración a Dios? Parece que mucho. En la escritura vemos una y otra vez al ayuno (es decir, a la abstención de alimentos) asociada a momentos en que sus siervos se apartan para escuchar con mas claridad a Dios. Lo hizo Moisés, Elías, Ester, Daniel, y Jesús mismo.

No te desanimes, continua ayunando. Solo queda una semana mas. Pero puedo casi garantizarte que si logras vencer tus antojos y controlar tu estomago, en las siguientes semanas será mas fácil para ti vencer otros apetitos que probablemente han dominado tu vida durante ya una buena temporada. ¡Sigamos ayunando!

Pas Hugo.