Reynosa, MX
+52 899 1531546
hugoalmanza@gmail.com

Nuestro propósito en Sus Manos

Nuestro propósito en Sus Manos

Isaías 45 es un pasaje asombroso; cuando lo leemos ciertamente nos impactan las promesas que allí están escritas, y mas de alguno hemos recibido en fe estas promesas; pero originalmente estaban dirigidas a un hombre: Ciro, rey de Persia.

Lo interesante del asunto es que fueron escritas cien años antes de que Ciro naciera. Muchos años después de ser escrito este libro, en el reino de Persia, el rey Ciro manda que se le lean los libros de los profetas del pueblo judío, y ¡Oh Cuan Grande Sorpresa! Su nombre esta escrito en esos libros, mostrándole la decisión que tenia que tomar respecto al pueblo de Israel. Al escuchar tremendas declaraciones en el libro del profeta Isaías, lo único que le quedaba a Ciro era cumplir con lo que Dios le estaba ordenando y permitir que el primer remanente del pueblo de Israel regresara a la tierra prometida.

Salta a mi corazón la frase del verso 4: “Aunque tu no me conociste”. Que maravilloso es darnos cuenta que Dios tiene un propósito definido para cada uno de nosotros. Ciro no conocía a Dios, y Dios le había ya escogido para ser un instrumento de bendición para Israel. Y nosotros, en otro tiempo sumidos en nuestros delitos y pecados, no conocíamos tampoco a Dios, pero él ya nos había mirado, y había determinado un destino glorioso para que su nombre fuera exaltado a través de nuestras vida. Tomemos ese santo propósito para nuestras vidas y vivamos como es digno de la salvación a la cual hemos sido hechos participes.

Hugo Almanza
(Publicado en “El Alfarero”, Boletin Semanal)

No Comments

Add your comment