Reynosa, MX
+52 899 1531546
hugoalmanza@gmail.com

La integridad del Corazón

La integridad del Corazón

Entenderé el camino de la perfección cuando vengas a mí. En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa. No pondré delante de mis ojos cosa injusta. Aborrezco la obra de los que se desvían; Ninguno de ellos se acercará a mí.
Psa 101:2-3

Que pacto tan especial estaba haciendo David en este salmo. David clamaba por una visitación de Dios a su vida, y entendía que ello lo transformaría para “entender” los caminos de Dios. David entendía la oración de Moisés: “Muéstrame tus caminos para que te conozca”, y tenia la misma intención para con Dios, sabiendo que si Dios venia a el, David seria transformado para entender los caminos de Dios.

Además de eso, David comienza un compromiso con Dios de guardarse en integridad en medio de u casa. Que interesante que no menciona el reino, la ciudad, la iglesia, sino su casa. En tu casa, en tu habitación, en lo secreto es donde Dios anhela la integridad del corazón de sus hijos. Un hombre integro es aquel que no carece de ninguna de sus partes, que esta completo, que completo se ha entregado a Dios y que ningún área de su vida esta velada o escondida a la luz e Cristo.

Dios anhela que le busquemos con integridad. Que nuestras vidas sean de Él. David lo comprende y va aun mas lejos; “no pondré delante de mis ojos cosa injusta”, un compromiso de santidad y consagración a Dios. Wow, hacen falta hombres y mujeres que hagan un pacto de santidad con Dios; que decidan alejarse de la injusticia y del pecado, y de ni siquiera mirar algo reprobable. Tal es la generación de los que buscan a Dios, de los que anhelan algo superior en Cristo.

Hugo Almanza
(publicado en “El Alfarero”, Boletin Semanal)

No Comments

Add your comment