Reynosa, MX
+52 899 1531546
hugoalmanza@gmail.com

Algo para meditar

Algo para meditar

Pro 17:9 El que cubre la falta busca amistad;
Mas el que la divulga, aparta al amigo.

Pro 17:17 En todo tiempo ama el amigo,
Y es como un hermano en tiempo de angustia.

Escuche una historia muy interesante que me gustaría compartir contigo. Hubo un hombre que tenia un terreno de siembra. Lo cuidaba con tal afán que tenía trampas y cercas para evitar que algún animal o persona pudiera estropear su huerto. Un día se dio cuenta de lo solo que estaba. Trato de buscar a alguien cercano a el pero no lo halló. Quito sus trampas y cercas para ver si alguien se acercaba y no funciono. Tras su desesperación por necesitar conversar con alguien decidió ponerse en pie a las orillas de su huerto con los brazos extendidos para ver si alguien se acercaba, y no lo halló. Solo escuchó a lo lejos: “Mira el nuevo espantapájaros que puso el vecino”… Este hombre no bajo los brazos y por ello nadie se acercaba.

A veces somos tan parecidos a ese hombre. Ponemos tantas cercas a nuestro alrededor, creyendo que con eso protegeremos nuestra tierra. A veces hay lugares de nuestro corazón que no queremos compartir con nadie por temor, inseguridad o vergüenza, y ello produce una coraza que, con el paso del tiempo, se hace mas y mas gruesa. Así como a este hombre, nuestras cercas alejan a los demás, de tal modo que cuando las quitamos nos damos cuenta de que nadie se quiere acercar a nosotros.

No es el plan de Dios que estemos solos. Dios nos pone en un lugar con le propósito de ayudar y ser ayudados por otros. Algunas vez escuche a un sabio pastor decir: “Tu necesitas el ministerio de tus hermanos, y tus hermanos necesitan de tu ministerio”.

Es tiempo de bajar los brazos, de quitar las trampas, los cercos y las bardas que impiden que otros se nos acerquen. Hay tantas personas que necesitan de lo que tu tienes, y al mismo tiempo, necesitamos tanto de los demás, que nuestro desarrollo se ve mermado a causa de nuestro aislamiento.

La versión Dios Habla Hoy dice: “Quien pasa por alto la ofensa, crea lazos de amor”. Alguna vez oí esta frase: “Una amigo es aquel que pudiendo chantajearte con los mas oscuros secretos de tu vida, jamás lo hará”. Y es que quien de verdad es tu amigo, jamás dejara ver los errores que tienes.

“Es como un hermano en tiempos de angustia”. Cuanto agradezco a Dios por mis amigos. En los momentos de angustia, cuando necesitamos simplemente alguien que nos escuche, siempre están allí. Esto es un homenaje a los verdaderos amigos, a aquellos que marcan nuestras vidas y corazones con tinta indeleble, que al paso de los años sigue allí.

A MIS AMIGOS
HUGO ALMANZA

No Comments

Add your comment